lunes, 19 de diciembre de 2011

HASTA SIEMPRE, MAESTRO

                                                                 Ha debido el otoño
                                                                   de avisar que salía de viaje,
                                                                   dejándonos dormidos
                                                                   y aún medio desnudos.
                                                                   Ha sido cruel el otoño, lo ha sido,
                                                                   se fue sin avisar
                                                                   y se quedaron colgadas por fuera
                                                                   las llaves de la casa.
(Mercedes García Glez.)
Jamás hubiera querido escribir estas líneas pero no puedo sustraerme a ello. La verdad es que no soy muy partidario de los artículos obituarios en los que son habituales -porque quizás no pueda ser de otra forma- los tópicos y las loas hacia la persona que termina de irse. No quisiera caer en ello pero, si en algún momento lo hago, les ruego me perdonen. Lo hago emocionado, con los ojos llenos de lágrimas, el corazón dolorido y el alma encogida por la pena, porque se nos ha ido un hombre bueno, una persona íntegra, cabal, culta, generosa y cordial. Un hombre con mayúsculas. JOSE ANTONIO “CARABÍN”. Era mi amigo, lo era de todos nosotros.

Fuiste un hombre de firmes convicciones, “No soy el único que cree que el alcanzar la felicidad se consigue intentando, dentro de lo posible, hacer felices a los demás, a quienes viven dentro del mismo entorno…”, “hay que ayudar a los demás y darles buen ejemplo porque no valen solo bonitas palabras…”, “algunos no son más que víctimas de la enfermedad, del paro, de las injusticias, y esto no puede cambiarse de un día a otro. Tenemos que ser nosotros quienes vayamos dando ejemplo de vida”, me dijiste en una ocasión, y estoy convencido que ese sentimiento solidario con el prójimo lo pusiste en práctica cada momento de tu fecunda vida. Ahora se que lo conseguiste, has sido un buen ejemplo para todos. Un magnífico modelo. Mira lo que me dice uno de tus ex alumnos: “Tengo un buen recuerdo personal de "Carabín", que creo que es compartido además por muchos de los que fuimos alumnos suyos en el Instituto de El Entrego. Era una persona muy especial, aunando características tan diversas como el espíritu crítico, el interés por saber, el orgullo de "ser de la cuenca", y esa mirada tan especial hacia sus adentros en la que a veces parecía refugiarse”. Tú mismo me lo dijiste en aquella ocasión, ¿recuerdas?, “Yo que procedo de langreanos por parte de padre (Carabín y Ciaño) y mis abuelos maternos eran de San Martín (cerca de donde se dice que estuvo enterrado el Rey Aurelio), me siento hombre del Valle y no de este concejo ni del otro, ni del otro...”. El mismo orgullo que yo siento por haber compartido un trocito de tu historia. Tu hermosa y gran historia, José Antonio. La que dejas escrita para ser continuada por tus hijos, para ser recordada por tu encantadora esposa y por tus amigos que te llevarán por siempre en el corazón. Como yo te llevaré.

Quizás sobren las palabras, como tan emotivamente ha hecho ayer tu Banda para despedirte. Hoy su eco resonará en tu funeral. Aún no hace mucho ponías en valor mi valentía en estas columnas que Duke me inspira, y sin embargo hoy, en mi artículo más importante, no creo haberme expresado como hubiera querido. Pero sí puedo resumir todo en una sola frase: Te he querido y conservaré tu recuerdo como un hermoso tesoro. Hasta siempre, maestro.

lunes, 5 de diciembre de 2011

EXPERTOS

 Más vueltas sobre la memoria histórica
Hace ya más de un año, cuando los nostálgicos del antiguo régimen se concentraban en la explanada del Valle de los Caídos celebrando el aniversario de la muerte de Franco, un grupo autodenominado “Federación Estatal de Foros por la Memoria” daba lectura a un manifiesto en el que pedían volar la gran cruz de la basílica de Cuelgamuros al tiempo que reivindicaban “verdad, justicia y reparación para las víctimas del franquismo”. Quizás impulsado por este acto o de motu propio el gobierno socialista de Zapatero -ya en capilla- encargó a un grupo de expertos un dictamen sobre este y otros asuntos concernientes a la memoria histórica, y tras cinco meses de reuniones (me imagino que también de comilonas) parieron el documento que recomienda la inhumación de los restos del dictador. Pero bueno, esto ya lo sabían ustedes. Esto es solo para sentar las bases de razonamiento porque nosotros nos hacemos un sinfín de preguntas acerca del tema. Duke se pregunta en qué hay que ser experto para analizar esta cuestión, ¿en historia?, ¿en medicina forense?, ¿o tal vez en exhumaciones y otras zarandajas? También se plantea si para emitir ese dictamen eran necesarios cinco meses de reuniones y debates intensivos cuando seguramente quien les comisionó al efecto les hizo el encargo ya orientado: “Miren ustedes, nos van a emitir un informe sobre la conveniencia del traslado de los restos del Generalísimo. Ténganlo listo para finales de noviembre, después de las elecciones”. Es un suponer, claro.

Estos peritos con una experiencia casi centenaria y fuera de toda duda sobre desenterramiento y traslado de restos de dictadores, levantamiento de losas colosales y traslados a lugares elegidos por la familia del futuro exhumado, digo, los expertos estos tienen mucha guasa. Más que los expertos, tiene enjundia la experiencia en sí misma dado que, para llevar a cabo esa recomendación pericial, tienen que contar con el beneplácito de la Curia porque ello supone una intervención civil en lugar sagrado. Con la Iglesia hemos topado. Y el marrón se lo dejan como una garduña con bombón envenenado al gobierno entrante que, por cierto, se lleva mejor que ellos con los curas. Que Mariano es muy católico, oye. A él seguro que no se lo niegan. Seguimos con las preguntas. ¿Qué hará Rajoy Presidente con este informe pericial? Suponemos que, aparte de limpiarse el … con él, lo enviará cuidadosamente a la papelera y nombrará una nueva comisión de expertos con el encargo de “emitir un informe sobre la conveniencia de dejar donde están los restos del Caudillo, y de tenerlo listo dentro de cuatro años o, en su caso, veinte días después de las próximas elecciones generales”. Evidentemente, es otro suponer.

No tendrán los expertos cosas mejor que hacer que andar dando recomendaciones en uno u otro sentido a los gobiernos de uno u otro signo. ¡Qué manías de enterrar y desenterrar! Déjenlo donde está, que ahí está muy guapu. Y enterremos de una puñetera vez los rencores y las rencillas. Eso es lo que hay que enterrar. Que ya está bien.

Imágenes de Google

domingo, 4 de diciembre de 2011

YO TAMBIÉN ESTOY EN CRISIS

 La crisis global afecta al intelecto
American Airlines en suspensión de pagos, aunque sigue; ARCELOR con un ERE; los notarios que se van percatando de que no se venden pisos y una notaría va a declararse en concurso de acreedores; a la TPA no le pagan, y a la U.T.E. de Langreo -la del soterramiento- tampoco; David Villa que no mete goles; Irlanda, Grecia, Italia, Lusitania e Iberia con crisis de deuda, y en Pola del Tordillo no ha habido cosecha de castañas pilongas. A este paso cortarán la luz a ENDESA y el agua al río Nalón. No se a dónde vamos a llegar con esta dichosa crisis. ¿Se acuerdan cuando éramos niños -algunos aún lo son- y nos llamaba el profesor a dar la lección? Vamos a ver, Juanito, dime los afluentes del Ebro por la izquierda, preguntaba. Y tú mirabas al techo como si estuvieran allí y decías, los afluentes del Ebro por la izquierda son…esto,… el Júcar, el Guadiana… Pero bueno, Juanito, no estudiaste la lección, ¿eh? “Sí maestro, sí estudié, pero es que no me sale…”. Estábamos en crisis intelectual, casi nunca nos salía nada. Había que meternos las cosas a calzador o, en algunos casos, a bofetadas.

El caso es que hay veces que a Duke tampoco le sale nada. Como ahora que le doy a la tecla. Solo le llega a la sesera lo de esta bendita crisis y, evidentemente, es lo que acaba saliendo. Me cago en Lheman Brothers, en Moody’s, en los mercados y en to lo que se menea. Ahora yo también estoy en crisis. Pero, como A.A., también sigo. ¡Qué remediu me queda! Pero claro, con todos estos problemas del mundo mundial que tenemos desde hace cuatro años, y los que están por venir (los años y los problemas), uno va por la calle como obnubiláu. Igual que si estuviese poseíu por el espíritu de Rodin o hubiera entráo en éxtasis como la santa de Ávila. Y como andamos así, de esa manera, la gente ya ni te saluda. “Déjalu que ta en crisis y cavilando”, deben de pensar. No te saluden en la calle, no te llamen por teléfono, no te manden cartes ni emilios y tampoco chatéen contigo por internet. Ni los y las de aquí, ni los maragatos y gatas, ni los catalanes y anas, ni los de casa su madre. Ya no mira nadie pa Duke, ni pa mí. Ni los nuestros amigos de Pola del Tordillo miren. Debemos ser muy feos. O ya tarán cansáos y cansáes, boba. ¿Qué vas facer?

De manera que, como hay que seguir aunque estés en crisis, voy a poner una sonrisa a lo ZP como de aquí a Cabañaquinta o, si me apuren, que me llegue hasta Badalona, pa ver si la gente vuelve a saludame, a llamame, o a chatear -que no ye lo mismo que ir de chatéo-, ¿eh, chati? Pues eso. Que uno de vez en cuando enfádase también o diz tonteríes verbales y escrites, pero tampoco ye pa ponese así. Yo dígoilo siempre a los políticos y a les politiques, hagáis lo que hagáis van criticavos y ponevos verdes. Ye igual que seáis fredistas que marianistas. Que la gente ye muy mala. Dígotelo yo. Sobre to les muyeres. Eses no ye que sean males, que va. Ye que siempre interpreten les coses a su manera. Que, cuál ye esa manera. ¿Cuál va a ser?, la de tener siempre la razón, y la sartén p’ol mangu. Cueste lo que cueste, yo ordeno y yo mando. ¡Mandakaris!

Imágenes de Google



martes, 29 de noviembre de 2011

MUCHOSCIENTOS MIL MILLONES DE MORTADELOS

La situación de las finanzas italianas
Algunos corsarios de las finanzas deben de estar dándose la gran vida, y no precisamente en montañas lejanas ni en desiertos remotos. No se si lo oí, o es que lo soñé. Recién llegado al gobierno trasalpino el Premier, Mario Monti, ha empezado a negociar con la mandakari del FMI, Christine Lagarde, un crédito de seiscientos mil millones de euros. Según él, solo para hacer boca, mientras empiezan a hacer efecto las medidas de ajuste adoptadas la semana pasada. Tres veces lo que -si se portan bien- la UE dará a los griegos. ¿Están locos estos romanos? Lo cierto es que, día tras día y a medida que suceden los acontecimientos de esta serpiente de la “Crisis de Deuda”, nos encontramos con noticias cada vez más espeluznantes. Seiscientos mil millones, o lo que es lo mismo cien billones de las antiguas pesetas, o mi presupuesto del mes para tabaco. ¡Cágate lorito!

Esto es lo que los italianos conocen como un gobierno de técnicos. Unos señores que sí saben sumar y que, nada más llegar, han descubierto el enorme agujero de las finanzas ítalas, y que han calculado al milímetro lo que costará el descosido. Y, claro, no acuden a la UE, ni al Banco Central Europeo porque ya no hay viruta. De manera que hay que ir a donde sí la hay, ¿o no? Para esto fue más listo Zetapé que fue a pedírselo a los chinos, que son los que manejan. Porque, vamos a ver: ¿pa qué quier Monti tantes perres? Pa arreglar el Coliseo romano que-i falten piedres no ye, y pa rellenar el charcu donde se hunde Venecia tampoco… Ye pa mandar la bota al zapateru a ponéi espais y medies sueles, que anden descalzos como Carpanta. Pues eso, ese fortunón es para pagar los intereses de la deuda y la deuda en sí misma, para forrar aún más a los mercados, a los árabes, a los cariocas, a los chinos y a la madre que lo parió.

En estas estamos, queridos lectores. Pidiendo pasta a troche y moche mientras el tándem Merkel-Sarcozy, se besan y se reúnen, y vuelven a besarse y reunirse, a ver si arreglan y ponen coto a este tremendo desbarajuste económico que vive el viejo continente. Proponiendo continuos trasvases de dinero que acaban siempre en los mismos bolsillos. Porque, ya les dije en una ocasión, el dinero no se destruye, sólo cambia de manos. Y créanme que ya es difícil que los inventores de la “pasta” tengan que andar buscando por fuera los ingredientes para comerse una triste pizza romana, napolitana o tordillense, igual da. La tercera economía de la zona Euro, oigan. Nosotros que somos la cuarta, según dicen, iremos detrás de ellos por muy buenos propósitos que tenga Mariano y Cía. Duke recomendaría al próximo gobierno popular que cojan turno ante la puerta del FMI antes de que a estos también se les termine la viruta, que nuestra piel de toro necesita un buen encurtido. Y si no, nos aliamos con griegos, lusos e italianos y, como en la antigüedad, invadimos Germania, las Galias y lo que haga falta. A bárbaros no nos gana nadie. 

Imágenes de Google

sábado, 26 de noviembre de 2011

"E PUR SI MUOVE"

La coladura de la diputada de Foro de Ciudadanos
Ay, Carmina ¡qué bien habíes estao callá! ¿No ves que aquí en Asturias seremos tontos, pero no gilipollas? No se pue decir eso, boba. Acuérdate de haz unos años cuando Cela dijo aquello de la Santina, de que si era “pequeñina y galana…”, ya sabes. Y armose la de dios. El asuntu tovía colea. Aquí olvidamos mal. Y eso que entonces no había Twiter ni Caralibru, ni ninguna rede d’eses que tanto enganchen a los internautas. Si llega a habeles móntase una revolución peor que la Tiananmen. Vamos a ver, ¿qué ye, que porque los asturianos no vos dieron los votos que esperabéis -los mismos que en les autonómiques, o más-, resulta que tienen baju el coeficiente intelectual?, ¿no será que a lo mejor son demasiao listos?, porque el pueblu no se equivoca nunca, Carmina. Dizlo t’ol mundo. Hasta Rubalcaba y los d’él lo dicen y mira que ellos sí que perdieron votos y diputaos, y sin embargo Alfredo, que taba muy triste, no se metió con los españoles, ni los llamó cretinos, ni na que se-í parezca. Si no fuese así, ¿en que rediós de democracia íbemos a estar? A mí parezme que la que se equivocó fuíste tú y, aunque luego lo hayas reconocío y borrao esa barbaridá, ahora no valen paños calientes. Lo que ahora teníes que hacer era dimitir y si no teníen que dimitite los que te pusieron ahí. Y después tuitea lo que quieras y te salga de los cataplines. Pero lo que no se pue hacer ye ir al parlamento a tar callá como una afogá y luego insultar a la tropa y escribir tonterías en la red. Eso sí que no, Carmenforix. Que de algunos políticos no sabemos ná hasta que tienen una salida de pata de bancu. Ya lo decía Galileo, “e pur si muove”.

Y luego va la otra, sí la mandakari de Peñamellera Alta y poco menos que te da la razón, diciendo que otros hacen lo mismo y no pasa ná, refiriéndose a uno que fue alcalde de Getafe -pero ya no ye, no- que llamó “tontos de las gónadas masculinas”, o algo así, a los votantes de derechas. Pero ye que esto no ye Getafe y además esta moza de Carreño llamó idiotas a todos los asturianos, no solo a los de izquierdas, a los peperos, a los de Gaspar y a to los demás. Eso ye muy grave, no tien na que ver con lo del pueblu esi de Madrid. De manera que, por si fuera poco la coladura de la diputá, llega la alcaldesa pa acabar de rematala. Hay que fornicase.

Después llegan los de la oposición, todos, y dicen que va siendo hora que se dediquen a gobernar y hagan algo, porque lo que están haciendo hasta ahora es quitar de aquí y de allá, el Niemeyer, la televisión, y la madre que lo parió, de tal forma que esto parece un solar después de un bombardeo, al menos Langreo que está lleno de agujeros con esto del soterramiento que no se yo si al final van a ser para los pilotes o para plantar ucalitos. Que les coses están muy jodíes sabésmoslo todos pero, precisamente por eso, lo que deberíamos de hacer es intentar calmar la situación y caminar juntos para intentar arreglar esto y no andar haciendo el pijo en internet cabreando a la tropa. Ya lo dije el otro día, y también lo dijo no se qué cómicu: “Menos Twit y más seriedad”. 

Imágenes de Google

domingo, 20 de noviembre de 2011

TIEMPO PARA PENSAR

La jornada de reflexión
Es tradicional que este sábado, víspera de la cita con las urnas, esté dedicado a la “reflexión” y esté prohibido cualquier tipo de actividad tendente a procurar el convencimiento de los electores en uno u otro sentido. La campaña ha terminado. Ya iba siendo hora. Y hoy, cuando le doy a la tecla, toca pensar qué es lo que haremos mañana. No se lo que harán en otros países democráticos con el día previo, la verdad es que me importa un carajo. Harán lo mismo que nosotros, o no lo harán. Allá ellos con sus normas electorales, que nosotros tenemos de sobra con las nuestras. Lo cierto es que hoy nos toca pensar.

Y nosotros, que ya lo tenemos pensado, reflexionamos sobre otros extremos que creemos más trascendentes que el hecho de otorgar nuestra confianza a un partido u otro. Duke y quien suscribe piensan en algo mucho más importante de lo que puedan hacer unos u otros durante los cuatro años que dura una legislatura. Nosotros pensamos en qué es lo que toda la ciudadanía puede hacer para que esto que se está yendo al garete se enderece, se estabilice y tome un nuevo rumbo de progreso y no de involución. Eso es de lo que se trata en este día de consulta electoral. De que decidamos qué es lo que nosotros debemos hacer cuando las cosas vienen mal dadas, como es el caso. Que nos pongamos en una nueva tesitura en la que no habíamos estado nunca, de no esperar a que desde los gobiernos -que son muchos- nos lo den todo hecho, sino en la de que con nuestra fuerza, impulso y colaboración, hagamos un país nuevo en el que los gobernantes miren hacia abajo y no los gobernados hacia arriba. En el que no exista ni el más mínimo resquicio de duda hacia la clase política porque quienes forman parte de ella han entrado con vocación de servicio y no de rapiña. Un país en que el pensamiento generalizado sea de confianza en quienes lo gobiernan, en lo local, lo regional o nacional. En el que todos estemos plenamente convencidos de que una manzana podrida o un corrupto no va a contagiar al resto del cesto, de las manzanas o de la clase política. Porque todos nosotros, quienes hoy domingo echaremos la papeleta y también los que no votarán, sabemos que ganen o pierdan esos que hemos elegido volveremos a maldecirlo todo, y a toda esa clase, porque las cosas no van como deseamos. Es lo que en este país, en Asturias patria querida y en esta cuenca del alma venimos haciendo desde tiempos inmemoriales, echarle la culpa a los que mandan. Votemos por el cambio de nuestra filosofía ciudadana, no por el que todos anuncian. Esta es nuestra reflexión del día sin mítines. JFK lo dijo en su día, “Piensa en que puedes hacer por tu país y no en lo que tu país hará por ti”.

Imágenes de Google

viernes, 18 de noviembre de 2011

TRASLOCACIÓN

El traslado de nuestros osos a los Pirineos
Si les hablo de “una mutación genética que consiste en el cambio de posición de dos o más nucleótidos en la secuencia del ADN”, ustedes me dirán que Duke ya empieza a desvariar. No les faltará razón. Si les digo que así es como define la RAE al concepto “traslocación”, seguro que seguirán pensando que lo flipamos. Pero si les hago referencia a la noticia que se publicó en estas páginas hace unos días sobre la más que posible donación de alguno de nuestros osos de la cordillera Cantábrica a las comunidades de Aragón y Cataluña a fin de repoblar los Pirineos, si les digo esto entonces ya creerán que Duke y quien suscribe volviéronse majaretas. Pues resulta que el nuevo consejero de la ahora llamada Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos, el forista Albano Longo, va a hacer donación de algunos de nuestros osos para un programa de la UE que llamen «Acciones para la conservación de la población ibérica del oso pardo y su convivencia con los humanos». Un trasvase como el del Tajo-Segura. Un programa de traslocación y seguimiento de osos pa reforzar a los pirenaicos. Hay que jodese. Y aunque estoy convencido que esa palabreja está mal empleada -así me lo confirma el de la Rae y la Wikipedia- la verdá ye que no estoy yo muy de acuerdu en dayos osos a esos. Sobre to a los catalanes, aunque yo sea del Barça.

A los que tenéis alguna mascota en casa, ¿gustaríavos que llegara un consejeru y dediciera mandar el perrín, el gatu o el canario pa repoblar los montes de Pola del Tordillo?, ¿a que no? Los prubinos seguro que iben a encontrase solos y tristes en un entorno desconocíu pa ellos, con los precios más caros que aquí y con un idioma que no conocen. Pues con los osos pasa lo mismo. Vean a Paca o a Tola, les inocentes, entrando en Puigcerdá o en la Seo d’Urgell sin saber dónde van a dormir, ni siquiera si van a tener miel y otres coses que yos gusten. Solo sobrasada y fuet, y cava pa beber. Con lo buenos que tan los chorizos caseros de aquí. Y la sidra. Eso no ye traslocar, eso ye volvelos llocos. Y luego está lo del idioma pa acabar de traslocalos. Eso fue lo que debió pasar con les vaques en el Reino Unido, que lleváronles pa otru lao donde no hablaben inglés y traslocáronles por completo. De tal forma que luego, cuando les mandaron pa otros países ya taben como cabres. Pues yo no quiero que hagan esto con los nuestros osos. Además no nos sobren pa tener que regalalos, sobre to a los catalanes que son más agarráos que un pasamanos. O eso dicen.

De manera que esti consejeru nuestru tenía que pensalo mejor y conservar los osos aquí, calentitos y tan contentos, porque si los manda p’allá pué subiyos la prima de riesgu y después hay que ir a rescatalos, y eso pué suponenos un conflictu interautonómicu con el Honorable Mas y los de Carod, que ye aragonés, y con la Masía. Y si no, si quieren los osos, que nos trasloquen a David Villa p’al Sporting, que seguro que con él no les íbamos a pasar tan canutes como en estes últimes temporaes.

Imágenes de Google

lunes, 14 de noviembre de 2011

DESBLOQUEAR LAS LISTAS

Propuestas para reformar la Ley Electoral
“Tenemos que hablar los grandes partidos políticos y todos, primero, para mejorar la relación entre electores y elegidos; segundo, probablemente para revisar nuestra proporcionalidad. Y tercero, y esto forma parte de la primera idea, para desbloquear las listas” (…). Son palabras de Alfredo Pérez Rubalcaba el pasado lunes en su debate con Mariano Rajoy y, en noventa minutos de discusión y propuestas ya conocidas, ha sido lo que más ha llamado nuestra atención. “Yo creo, señor Rajoy, que podríamos trabajar en esa dirección. Pienso que es bueno que los ciudadanos puedan, dentro de una lista definida por un partido, cambiar el orden de los que puedan formar parte de la lista, creo que eso incentivaría la participación y también el trabajo de los elegidos” (…), terminó diciendo. Hasta el momento que le doy a la tecla no he visto ni oído titular alguno que haga mención a esta curiosa propuesta del candidato socialista, máxime si hemos de tener en cuenta que tanto el Pesoe como el Pepé siempre han obviado esta cuestión que la mayoría de los ciudadanos vienen pidiendo a gritos desde tiempos inmemoriales. Y estoy convencido que se han hecho los locos porque ese sistema electoral favorecía a ambos. Decenas de veces he visto a Gaspar Llamazares calificar de injusto el sistema que permite que un partido de ámbito nacional como el suyo, con más de un millón de votos, tenga un solo diputado, mientras que otros, de ámbito regional, con trescientos o cuatrocientos mil sufragios tengan cinco o seis diputados en el parlamento. Pues lo mismo que eso es injusto, lo es también el hecho de que se vayan a Madrid los candidatos designados por los partidos y no por los electores. Por eso, al igual que a millones de españoles, nos parece bien la sugerencia de don Alfredo.

Sin embargo Mariano, en sus trece, hizo caso omiso a la propuesta y no comentó nada al respecto. No podía ser de otra forma, dadas las cifras que arrojan las encuestas. Cuando se ha dicho que en este debate Rubalcaba intentaría captar a ese 30 % de indecisos, que afirmaba el CIS, es lógico que un candidato que se ve perdedor y presiente una gran sangría se saque de la chistera una proposición atractiva, aunque la diga con la boca pequeña y sin la más mínima intención de llevarla a cabo. O cuanto menos intentarlo.

Algo parecido a esto hizo un día antes el candidato al Senado, el ex Tini Areces. Según ha indicado, "es necesaria" una reforma de la Ley Electoral, circunscripciones electorales "más pequeñas" y la posibilidad de votar por Internet (La Nueva España, 7 de noviembre). Esta extraña coincidencia, junto a otras que excuso mencionar, nos lleva a pensar en que, como en tantas otras ocasiones, las promesas y propuestas queden en eso. Porque, en definitiva, quienes las hacen no tienen ninguna intención de llevarlas a cabo, o porque son conscientes de que será una locura parlamentaria por la diferencia de escaños entre quienes la proponen y quienes van a gusto en el machito. Incluso hay veces que desde el mismo partido les desautorizan, caso de la ministra Salgado que descarta la moratoria de la UE propuesta por Rubalcaba para bajar el déficit. Lo de la tele de cien pesetas, si fuese verdad, ¿a que es muy barata, no? 

Imágenes de Google

jueves, 10 de noviembre de 2011

PUNTO DE MIRA

 El origen del dinero para pagar las pensiones
No se si les aburriré con tanto darle a esto de la crisis. Duke también está hastiado de tanto rumor, de tanto rescate y tanta historia. Créanme. Pero es que no podemos quitárnoslo de la cabeza. Cuando no son pitos son flautas. Cuando no es el Papandreu es Il Cavaliere. Hace unos días la ahora presidente del FMI, Christine Lagarde, alertó a Europa de la posibilidad de una nueva recesión y ahora lo hace el BBVA con respecto a nuestro país y su entorno. No nos dejan dormir un día tranquilos, y esto no tiene trazas de solución, por mucho que nos digan Rajoy y Rubalcaba. O el tándem Merkozy.

Hablando el otro día con un amigo -de esas personas a quienes no se les puede tildar de impudente-, comentábamos la situación, el cierre de negocios en este municipio, y en los demás, y aquello del susto que ya tienen los pensionistas porque cada vez hay menos que han de cotizar para más en el entorno de una coyuntura desesperanzadora sin visos de mejoría ni a corto ni a medio plazo. En ese sentido ambos coincidíamos en una cosa, cada vez hay más comensales ante un pastel más reducido que nunca. Y la que te rondaré morena. En éstas me vino a la quijotera la anécdota de aquel taxista amigo de tomar el pelo -y tocar los güevos- a todos aquellos viajeros de provincias que arribaban a la capital con la lógica cara de despiste de aquel que nunca la ha visitado, ni siquiera salido de su pueblo. Uno de esos -de Campo de Caso, por cierto- subió al Mercedes pidiendo al conductor que le acercara a un conocido hotel. Al rato el casín preguntó para que servía la estrella que llevaba el coche en el centro de la parte delantera del capó. Esta es la mía, debió de pensar el pollo. Mire, ya habrá notado que aquí en Madrid somos muchos habitantes, pero tenemos también muchos ancianos. El caso es que el ayuntamiento ha dictado un bando recomendando a resto de la población que los vayamos quitando de en medio. Esa estrella es el punto de mira que yo utilizo para atropellarlos, le explica. Vea, allí tenemos aquella ancianita cruzando el paso de cebra, ¿la ve? El tío acelera y en el último instante esquiva a la mujer. Pues menuda mierda de punto de mira, si yo no abro la puerta ¿a ver cómo te la hubieras cargado?, dice al taxista horrorizado que ve por el retro a la señora despanzurrada en el asfalto.

Claro que esto es un chiste y no una recomendación al gobierno como medida de ajuste. Dios me libre de tal proposición con la cantidad de queridos amigos en edad provecta que tengo y dado el respeto que me infunden nuestros mayores. Pero el caso es que habiendo menos viruta, que la hay, la población envejece y los que son jóvenes no hacen lo conveniente para aportar futuros trabajadores cotizantes al tinglado. En consecuencia, si queremos tener un forma viable y sostenida para acabar con esta lacra que nos invade y reconcome, tenemos dos alternativas. O nos cargamos a los viejos, que haría un Herodes moderno, o nos aplicamos más en el asunto amoroso sin protección que valga. Por norma, no por placer. Primero la obligación y después lo otro. Así que dejemos en paz a nuestros ancianos y ¡a trabajar en el asunto!

Imágenes de Google

miércoles, 9 de noviembre de 2011

VENCER O CONVENCER

El debate Rajoy-Rubalcaba
Detesto hablar de estos temas en plena campaña electoral. Ni me gusta, y cada vez menos, ni soy cronista político. Sin embargo Duke no permite que me sustraiga al comentario acerca de lo que visto y oído con atención el pasado lunes. Alguien dijo que se hablaría más de los prolegómenos y preparativos del debate que del debate en sí mismo. No se si tendrá razón este aserto, pero lo cierto es que hemos asistido a una partida de ajedrez concertada en sus tiempos y movimientos por esos que llaman asesores de imagen, jefes de campaña y expertos en comunicación oral y gestual. En una palabra, hemos visto un remake de otros debates de pasadas elecciones con todo estudiado y pactado entre los dos grandes partidos, de tal forma que hasta el color de las corbatas cobró más importancia que el contenido de lo que allí se dijo. El mismo día en que parece diluirse la atención sobre el problema griego y crece la alarma sobre un posible rescate a Italia, situando a los españoles en la línea de salida, se enfrentan los candidatos a presidir esto y pasan de puntillas por el gran tema que tiene sin dormir a Europa. Digo esto por no afirmar con rotundidad que lo han obviado, mientras la prima de riesgo de la deuda italiana ronda los 500 y la de España se acerca con peligro a los 400. Y esto es realmente lo que origina los grandes problemas españoles, el desempleo, la restricción del crédito y los recortes en sanidad, educación y todo lo que quieran añadir, por si esto fuera poco. En definitiva, cuando en la Unión Europea los acontecimientos se suceden de forma vertiginosa de manera que lo que ocurre hoy es muy distinto a lo de ayer y lo de mañana diferirá sensiblemente de lo de hoy, ambos contendientes llegan con un discurso enlatado que conocemos todos y no sorprende a nadie. Para eso podían haberse quedado en casa o irse de mitin a Pola del Tordillo y se hubieran ahorrado medio millón de euros. No eran necesarias esas alforjas ni tantas dudas con las corbatas.

¿Cuál es la manera de evitar el tener que poner encima de la mesa tu programa? Poner el de tu contrincante. Conocerlo mejor que él mismo, que se supone que lo ha parido. Eso es lo que ha hecho Alfredo. Y preguntar y repreguntar, cual periodista inquisitorial. Y ¿cuál es la manera de echar los balones al tejado contrario? Acusando a tu rival de insidioso y de poner en su boca palabras e intenciones no manifestadas. Eso es lo que ha hecho Mariano. Y al margen de los incontrolados parpadeos del inicio y fin de la intervención del socialista, de sus evidentes nervios, y de la notoria incomodidad del popular ante ciertas afirmaciones de su oponente y su continuado manejo de los papeles, al margen de todo eso no se a quién habrán convencido cada uno de los dos, además de a quienes ya lo estaban. A mí, desde luego, me han dejado como estaba. Además de cabreado. Luego, en todos los medios se consulta la opinión acerca de quién ha resultado vencedor y, claro, cada uno opina según su orientación política. Es lo que quedará para la historia cuando, dentro de cuatro años o cuando toque, en un próximo debate se hable de éste. Que el vencedor ha sido “R”. Apaga y vámonos.

Imágenes de Google

domingo, 6 de noviembre de 2011

FINANZAS EUROPEAS

La crisis de la deuda 
No le den más vueltas. Vengo diciéndolo hace mucho tiempo: “La política es la ciencia de gestionar la viruta”. Antes, esto que acabo de decir es lo que era la economía, si no me engaño, pero ahora no. Ahora la economía ye una cosa mucho más complicá que eso de administrar les perres. La economía ye algo así como estar muy enteráu de los países que están jodíos y comprayos deuda pública o bonos, o la madre que lo parió. Ahora son analistas financieros. Una cosa de muchu riesgu que si aciertes y te paguen fórreste, porque como tan jodíos y necesiten pasta páguente unos intereses de la virgen, pero -ay, amigu- si nun te paguen ni el capital ni los intereses, o te paguen la mitá -como los helenos-, déjente hechu pasta de boniato, que yo nunca probé pero, con esi nombre, debe saber a rayos y centelles. Que te arruines, vamos, como-i pasó a la empresa esa operadora de Gualestrit que gastó más de cuatro mil millones en deuda griega, italiana, española y de Pola del Tordillo y van a ir a tomar “ahí” solo porque falló la griega, que va a pagar solo la mitá o a lo mejor ná, que ye lo más probable. Claro que tovía queden los trasalpinos y nosotros, los íberos, pero al pasu que va el asuntu extráñame mucho que vayan a hacer negocio. Ahí ye donde entra la política, en tapar -o intentar hacelo- los furacos que dejaron estos expertos en economía, que ya hay que tener güevos pa ser entendíos en eso. Vean. Hechu el desguace que estos asesores de les finances hicieron estos últimos años en el mundo occidental con una crisis económica de aquí te espero -crisis de deuda que-i llamen-, ahora llegaron los otros listos a arreglar el matu. Los políticos. Nico y Geles, y Silvio y Pepeluis, y los demás. Y taben tol día reuníos, y la noche también, pa ver cómo cojones convencíen al Papandreu esi pa que no hiciese el referéndum, porque taben seguros que si lu hacía íbamos a ir a tomar pol mismu lao que ellos. Los italianos, españoles y tordillenses. Y después el resto. A la mierda la Unión Europea, el €uro y el Festival de Eurovisión. Todo a tomar por saco.

Y en todos esos sitios nos estamos preguntando dónde está la viruta. Porque no la quemaron, no. Esa quema mal (hazse más y ya está). Dicen que la materia no se crea ni se destruye, simplemente se trasforma. Y en esti casu lo que pasó ye que voló. Sí, los €uros que no tenemos en Europa tiénenlos los asiáticos, los brasileiros y los cárteles que blanquearon les perres metiéndose en asuntos financieros. Yo no les tengo, desde luego. Y Esther tampoco porque ya ta curándose en salud anunciando que, como Cascos no-i pague, ella no va a poder pagar ni la pelu. Hasta Langreo llega el estropiciu que hicieron estos analistas de les inversiones. Los listos.

Por eso les digo que no le den más vueltas. Los culpables de esta historia no son los políticos, que va. ¿Cuándo fueron culpables de algo? Nunca. De ahí que lo mejor sea que cuando alguien les diga que es asesor financiero guarden las carteras y escapen. No sea que te trinquen la pasta y tengas que convocar una consulta popular pa que te rescaten.


Imágenes de Google

viernes, 4 de noviembre de 2011

LO QUE CUENTA YE LA NÓMINA

Las necesidades en tiempos de crisis
Pues claro que sí, sobre todo en los tiempos que corren en los que, abultada o no, el simple hecho de tenerla ya es toda una suerte que cada vez tienen menos personas. Uno de cada tres parados europeos es español. Ahí es nada. No hace muchos días un empresario me confesaba que su gran suerte era ser propietario de los inmuebles donde radican sus negocios, de no ser así estaría abocado al cierre porque “o pagas rentas y alquileres o pagas los sueldos de tus empelados; todo ello es imposible”, me aseguraba. De tal forma que quienes tienen trabajo y pueden contar con un dinero fijo a fin de mes ya se cuidan muy mucho de estirarlo en prevención de lo que está por venir, como si fueran tiempos de hambruna. Que lo son. Hasta el punto de que quien necesita cambio de coche, porque vive de él y el que tiene le ha cascado, se compra uno de segunda mano, y quien necesita lavadora o frigorífico nuevo acude a los cada vez más abundantes mercados de electrodomésticos con taras. Y así con todo, las vacaciones, la ropa de temporada, el calzado…, y lo que ya es más grave, la alimentación. En lugar de solomillo o chuleta de ternera, la pechuga, los muslos y alas de pollo están que te mueres. Lo mismo pasa con los pescados, las frutas, las bebidas… Pero, ¿qué voy a contarles que no sepan ustedes ya?, incluidos los pensionistas que hasta no hace mucho daban por ciertas y seguras sus percepciones y ahora, con ellas congeladas, empiezan a dudar del futuro más próximo y a estirarlas como si de chicle se tratara.

Los que están al otro lado, quienes no tienen trabajo, se buscan la vida como buenamente pueden. Como simples comisionistas en contratos mercantiles que en gran parte de los casos resultan leoninos o en la que ha dado en llamarse la economía sumergida que, esa sí, cada día tiene más adeptos y accionistas. Los chollistas. El pintor, el albañil o el fontanero que han quedado al paro, porque en el paro está la construcción, y hacen sus pinitos a un tercio del precio habitual para poder llevarse a casa unos mortadelos que compren el pollo y la parrocha de los que antes hablaba.

Y como hay que comer, algunos que no tienen ni lo uno ni lo otro, que carecen de sueldo y de ingresos eventuales, y también de prejuicios asaltan a quienes sí lo tienen. Cada vez proliferan más los rateros y ladronzuelos de supermercado. Esos pequeños hurtos que, siendo eso, suponen un quebranto importante en la cuenta de las empresas del ramo. Y también los robos en almacenes, naves o domicilios particulares. Sin ir más allá, ayer entraba a tomar un café en un bar y, a mitad de conversación, escuché a un hombre cómo explicaba a la parroquia que le habían entrado a robar en su casa del pueblo y que, habiéndose dado cuenta de ello, avisó a la policía que se presentó rauda en el lugar deteniendo a un joven. El caso es que, afirmó, marchó de allí antes que los agentes porque, según decían, no había por donde pillarle. Les da lo mismo, concluía enfadado, “lo que cuenta ye la nómina”. Si te grapan a ti o a mí en una de esas prepárate que te cae el pelo. Desde luego este pensamiento no contiene mensaje subliminal, todo lo contrario. La pena es que cada vez queden menos con un libramiento a fin de mes.

Imágenes de Google

miércoles, 2 de noviembre de 2011

A TOMAR POR SACO

Después de la elecciones
Esto que les cuento hoy me recuerda aquellos tiempos de la Universidad, cuando teníamos un examen. Quienes sabían tanto o más que el profesor y quienes no tenían ni pajolera llegaban tranquilos, como si con ellos no fuera el asunto. Los demás, con los nervios a flor de piel y los apuntes abiertos dando el último repaso a aquellos temas que habían quedado prendidos con alfileres. Casi todos estábamos así. Pues la semana pasada en la Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno celebrada en Bruselas ocurrió algo parecido. Vean a Nicolás entrar con cara de preocupación y a Gelines sin ni siquiera mirar a la prensa. Se esperaba una larga cumbre, tensa y de resultados inciertos. En cambio, vean a Pepeluis silbando sin partitura y con cara de angelote, previendo lo que le espera y como queriendo decir “a mí que me registren”. Y, tras largas horas de reunión y debate, lo que esperaba a nuestro mandamás -que, como alguna vez he dicho, ya no manda casi nada- era un fuerte tirón de orejas por aquello de la tasa de paro, que duplica y triplica al resto de los países de la Unión Europea. Terminado el cónclave, ha reconocido esa gravedad en rueda de prensa y, tras él, tal que una correa de trasmisión, los Blanco, Gómez y Rubalcaba.

En una entrevista de radio en la noche previa a la publicación de los datos de la EPA, el portavoz no quiso mojarse en absoluto sobre lo que era algo cantado, los cinco millones de parados. Le dejó el marrón a Valeriano que al día siguiente calificaba la situación poco menos que de crítica, mientras que Alfredo que ya no está, pero sí estuvo, proponía soluciones en esa precampaña de aperitivos innombrables de los que les hablaba el otro día. Al tiempo se discute sobre la recapitalización de los bancos y si necesitarán o no ayudas públicas. Todos han dicho que no, que se las compondrían por sí mismos. Tocando madera. De aquí a junio veremos si el erario no tendrá que aportar los miles de millones que exige la UE. Luego, el presidente de esto, con todo el gobierno alarmado y tirándose de los pelos, se va al Paraguay, a otra cumbre, a donde nadie fue, cuando ya sabe con certeza que de encumbrado nada, que saldrá a gorrazos de su nefasto y fatídico mandato.

La cuestión es que desde que se anunció la convocatoria de estas elecciones que tendremos en veinte días, nadie ha dado un palo al agua. Y eso es lógico, con los comicios en el horizonte no se pueden tomar medidas de urgencia, ni legislar, ni nada de nada. Esos sapos quedarán para el gobierno que salga de las elecciones, sea del signo que sea, que a mí me importa un cuerno porque, en definitiva, lo que este país necesita para no ir a tomar por saco es un gran pacto nacional donde todas las fuerzas políticas, empresariales, sindicales y sociales remen al unísono y en la misma dirección con el único objeto de llevar el país a buen puerto. Algo así se hizo contra el terrorismo. Si el terror, en los tiempos que corren, es la ausencia de empleos y las nulas perspectivas de mejoría, para nada sirven mensajes y promesas lectorales. Porque si no, como dijo Gaspar, en nada estaremos en seis millones. En la miseria más absoluta. 

Imágen de Google

sábado, 29 de octubre de 2011

EL FARTUQUE NACIONAL

Prolegómenos de elecciones
A una semana escasa del inicio de la campaña electoral para las del 20-N estamos hartos ya de mensajes, proclamas, promesas y todo lo que suele rodear los prolegómenos de las citas en cuestión. Resultan curiosas las artimañas que los partidos, sobre todo los grandes, se sacan de la chistera para ensalzar sus bondades y arrastrar por el suelo las aviesas intenciones de su contrario. Este es el caso del partido de la gaviota que esta misma semana, en rueda de prensa, ha obsequiado con caramelos a los periodistas. Caramelos de todos los sabores y todos los colores. Caramelos con mensaje en el interior de sus envoltorios. Caramelos envenenados. "Dice Rubalcaba que si gana no hará recortes sociales. El mayor recorte social son cinco millones de parados", reza el papelín de uno de limón. Y mensajes similares en los de naranja, fresa, menta y fabada asturiana. Una cicuta diferente para cada sabor, para cada color. Habrá peperos que se coman los caramelos con envoltorio y todo. De igual forma, los de la rosa en el puño han diseñado una página web en la que sus usuarios, por medio de un programa de puntos, pueden obtener cosas diversas como vasos, termos, tazas irrompibles -si es que queda algo que no sea susceptible de partirse en mil pedazos- y, supongo que, también una Harley Davidson para el que junte muchos puntos, que los hay que todo el día están dale que te pego al ratón. Que son unos ratoneros. Vistos estos antecedentes a la campaña no quiero ni pensar qué es lo que inventarán para los quince días previos al día grande.

Miren ustedes, esto es exactamente igual que un banquete de boda. Antes de entrar en el lugar donde se va a celebrar empieza a salir un ejército de camareros provistos de bandejas con pinchos ignotos, indescifrables y, desde luego, curiosísimos, sabrosos y originales -como los caramelos de Mariano y las tazas de Fredy-. ¿Esto qué es?, preguntas a una guapa camarera que te ofrece una bandeja con una cucharilla de rabo corto y p’arriba como el de un boxer. Mire caballero, esto es “Steak tartar con mostaza”, puébelo. Y tú, como si supieses de to la vida qué es el steak tartar, te lo comes delante de ella y murmuras “exquisito”, poniendo cara de experto. Luego llega otro tío con la cabeza rasurada y una perilla a lo David Villa que te pone delante una bandeja con vasos tamaño chupito y, como ya no te atreves a preguntar, lo metes pa dentro y, viendo que está cojonudo, vas a mirar y resulta que es “Gamba frita en pan chino y su esencia”, y así decenas de delicias raras. De manera que pruebas de todo y de algunas cosas repites varias veces. Mientras, tomas dos o tres vinos y te llaman al comedor. Evidentemente piensas qué es lo que vas a comer si ya estás fartucu. Pero entras, te acomodas y blanco va, tinto viene, te metes entre espalda y pecho una zarzuela de marisco, un pescado y una carne con denominaciones inventadas por los ilustres chefs. Y al final la tarta.

¿Lo ven?, ¿no les ha ocurrido recientemente? Pues esas son la precampaña y la campaña electorales. Más cosas raras para acabar de fartucarnos.
  
Imágenes de Google

martes, 25 de octubre de 2011

ME LA PIDO

 Erupción en Canarias
Hay algunos que andan vendiendo la piel del oso antes de cazarlo. Hace dos días se provocaba un debate en los medios, sometiendo a la consideración de algunos especialistas en la materia una cuestión que tiene a los españoles muy preocupados. Si la eventual erupción de un volcán en las aguas de las inmediaciones de la canaria isla del Hierro origina el nacimiento de una isla, ¿a quién correspondería la soberanía sobre ese territorio?, ¿a España, a Marruecos…?, porque es que los alauíes lo reclaman todo. No hay más que recordar el no muy lejano episodio de la toma de Perejil por cuatro mustafás a quienes puso en vereda nuestra gloriosa menetérica, al alba y con tiempo duro de levante. Pues a lo que vamos, se trata de saber -pero saberlo ya- de quién va a ser esa isla, o islote, o lo que demonios se forme en el océano, si es que se forma algo, y que los isleños ya quieren bautizar como la Isla de San Borondón. Pregunta para estudiantes de Derecho Internacional Público. Y claro, para hablar sobre el tema han recabado la docta opinión de José Carlos F. Rozas, que de esto sabe lo que no está escrito pues no en vano fue discípulo del ilustre profesor González Campos, ya fallecido. No vean lo que de derecho del mar aprendimos los que también fuimos alumnos suyos. Y lo bien aprendido nuca se olvida.

Así que la respuesta es evidente. Si el pedrusco ese nace en nuestras aguas territoriales, será español, si en las de Marruecos alauí y sin en aguas internacionales no será de nadie, en cuyo caso me la pido. Y para llegar a esa conclusión técnico-jurídica no creo que sea necesario sacar a colación la figura de la "Insula In Flumine Nata". Es lógico que si una isla nace en un río por aluvión o avulsión, o por arte de magia, su propietario sería el estado ribereño o la confederación hidrográfica de turno. Lo peliagudo del tema está en que, como siempre ocurre, si la mar da a luz allí, empezará otro contencioso con los marroquíes pa que, luego, mientras discuten si ye de Juan Carlos o ye de Mohamed, llegue el ayuntamientu de Langreo y yos la expropie, que pa eso Esther ye muy lista. Después, una vez expropiá, píntala de colorines pa que destaque y sepan unos y otros de quién ye la isla y quién ye la mandakari. Como hizo con el puente esi y piensa hacer con los cinco pabellones o containers que van a poner en los Talleres del Conde un añu de estos. Que con tantos colorines en Llangréu vamos parecenos a los de les isles Malvines, o a los noruegos de Bergen, que ya quisiéramos parecenos a ellos.

Lo normal en esti casu ye que si naz la isla esa sea pa los canarios que son los que tan allí haz unos cuantos meses aguantando los olores y sin poder pescar ni bañase en les playes. Pero, pensándolo bien, ¿pa que quién los canarios una isla más?, ¿no tienen ya bastantes? Por eso ye mejor que, si Esther no la expropia, sea pa mí que no tengo ninguna. Seguro que me van a preguntar que pa qué quiero yo una isla. Pues pa hacer un parque perruno decente en un sitiu donde no pasen coches. O pa criar gochos, así no hay peligru que se acerquen por allí los gendarmes marroquíes.


Imágenes de Google

lunes, 24 de octubre de 2011

CARETA

Sobre el fin del terrorismo
 
Se supone que quienes escribimos en estas páginas debemos de opinar sobre todos los acontecimientos habidos y por haber. No va descaminada esa suposición, porque para eso estamos. Sin embargo hay sucedidos sobre los que no acostumbro a mojarme, bien porque dude o no tenga claros los antecedentes, o porque los rechace de plano, o porque si lo hago con mi subjetiva objetividad se me va a ver el culo con toda claridad, ¿vale? Desde el pasado jueves, en que los asesinos de más de ochocientos españoles dieron a conocer su último best seller, muchos de ustedes me han preguntado qué es lo que Duke piensa al respecto. En todos y cada uno de los casos de estas requisitorias callejeras me han venido a la memoria dos escenas que presencié o a las que asistí solo de forma testimonial (no podía hacerlo de otra manera como la inmensa mayoría de ciudadanos de bien). Un 25 de septiembre de hace nueve años, el cuerpo de Juan Carlos Beiro Montes era introducido en la Iglesia de Sama, acompañado de su viuda, sus padres y una retahíla de políticos. Presidente y Jefe de la Oposición de aquel momento estaban allí, como no podría ser de otra forma. Aznar y Zapatero, más algunos que hoy son los próceres o están a punto de serlo. A mediados de julio de 1997 hubo otras escenas en todos los pueblos y ciudades de este país, incluido éste, dando testimonio de repulsa, de asco y de hastío por el vil asesinato del joven, y previamente secuestrado, Miguel Ángel Blaco, concejal de Érmua. Y con estas escenas indelebles en mi memoria, y en la de millones de españoles, ¿me preguntan qué opino?

El propio candidato de los socialistas lo decía el mismo jueves del comunicado. “La historia la escriben las víctimas”. En consecuencia, cuando más de medio país, y los medios de comunicación, y la curia, y la madre que lo parió…tiran voladores por la noticia, pregunten ustedes a la esposa e hijos y a los padres de Juan Carlos Beiro cómo han recibido el puto comunicado de la innombrable. Y también a la familia de M.A. Blanco, y de Lluch, y a la cruelmente amputada Irene Villa… ¿En qué se diferencia el término “permanente” que han anunciado en enero, al término “definitivo” con el que ahora han encandilado a la tropa? Aunque todo el mundo lo celebra, eso da para mucha literatura periodística. Especulemos pues, que diría el vasco.

Duke no especula. Es un teórico. Estos fulanos -que se autodenominan patriotas o nacionalistas vascos, o como coño quieran llamarse- nunca han dicho una verdad en muchas décadas de extorsiones y viles asesinatos. ¿Qué nos hace pensar que en esta ocasión van en serio? porque, como siempre, han salido encapuchados y con su fatídico logotipo del hacha y la serpiente detrás de ellos. Se han puesto su car-ETA. No me lo creo, en serio. Y ojala me equivoque, algo que me alegraría. Todo lo dicho no supone que participe de ciertas opiniones como las del exministro Mayor Oreja que ha sugerido un contubernio con el gobierno actual por aquello de las elecciones que tenemos a un mes vista. Expresiones como esas me dan asco. Sinceramente. ¡Ah!, y eso de Fredy de “Les hemos quitado las armas, ahora les quitaremos los votos” está por ver. Dejemos los electoralismos a parte.

Un día salió de estas tierras de Asturias Juan Carlos Beiro Montes, para servir a los demás... (Homilía del, por entonces, Arzobispo, Carlos Osoro)

Imágenes de Google

jueves, 20 de octubre de 2011

LOS CIEGOS Y LOS QUE NO QUIEREN VER


El abuso de los servicios sanitarios
Ahora que asistimos a una verdadera involución en todo lo referente a los servicios públicos, cuando vemos que en ciertas comunidades autónomas que tienden a reducir los servicios sanitarios o a prescindir de centros de salud en aras del ahorro y el recorte, que al fin y al cabo es lo mismo, y cuando las arcas del estado se ven llenas de telarañas y tienen que acudir en socorro de la propia Tesorería de la Seguridad Social mediante la concesión de un crédito extraordinario de 3.729 millones de mortadelos para poder abonar las congeladas pensiones y hacer frente a la compensación de las mínimas por el desvío anual del I.P.C., y cuando suceden montones de cosas más que ponen en evidencia la crisis que padecemos y la nefasta gestión económica de este gobierno muerto y a punto de ser enterrado, ahora quizás nos demos cuenta de que no son solo los gobiernos y las administraciones, que al fin y al cabo también son lo mismo, quienes deben de poner freno a tanto dispendio y tanta locura, sino que hemos de ser nosotros los administrados y usuarios de esos servicios públicos quienes pongamos de nuestra parte lo que está en nuestras manos que es sentido común y cordura, cuanto menos.

Son poco más de las ocho y media de la mañana de un día otoñal, tal como hoy que le doy a la tecla. Aguardando la llamada del galeno especialista en el servicio de Consultas Externas del Hospital, justo a mi lado se abre una puerta de la que sale una enfermera con un listado. Con voz clara y potente comienza a llamar pacientes, con sus nombres y apellidos. Fulanito de Tal…, espera. No está. Otro, Menganita de Cuál…, espera. No está. Citanito de la Madre que lo Parió. Lo mismo. De seis o siete personas a las que llama solo se levanta una que entrega el volante a la funcionaria y vuelve a sentarse en espera de ser llamado a consulta. Pasan diez o quince minutos y la enfermera vuelve a intentarlo de la misma forma y con idéntico resultado. Esta vez, atento que estaba, me da por contar las personas llamadas, las presentes y las ausentes. Ocho llamamientos y tres presencias para oftalmología. Hagan ustedes mismos la operación.

Después pasa lo que pasa porque somos unos necios y pensamos que solo somos objeto de derechos y no de obligaciones. Pasa que, cuando estamos en la calle y en esos petits comités de tertulia sidril y callejera, ponemos a “chupa de domine” a nuestra sanidad y, por ende, a nuestros profesionales sanitarios, médicos, enfermeras, auxiliares y hasta el último celador o electricista, tildándolos de irresponsables, chapuzas y de lo que no está escrito. Y no es así, queridos amigos, sino todo lo contrario. En Asturias tenemos unos servicios sanitarios dignos de envidiar por otras comunidades autónomas. Pero, en el caso que les he contado y nos ocupa -que se da todos los días- ¿no me digan que no sería fácil evitarlo con una simple llamada telefónica advirtiendo al centro que no se acudirá a consulta? Las propias citaciones lo dicen: “Si el citado no puede acudir hágalo saber a los teléfonos tal o cual”. Me gustaría saber cuántas personas siguen esa indicación. Lo que sí es seguro es que si colaboráramos un poquito más ayudaríamos a mejorar la sanidad y otros servicios. Hasta se reducirían los plazos y las listas de espera.

Imágenes de Google

sábado, 15 de octubre de 2011

ONOMATOPEYAZO

Historia de un tropezón
No solo le ocurren cosas al puente de la Maquinilla, a mí también me pasa cada cosa que para qué les voy a contar. El caso es que en una de las últimas he quedado seriamente perjudicado. Verán, estaba yo a media tarde delante de la pantalla del parato este estudiando lo que, en puridad, es una “barrera canadiense” y argumentando para una de mis habituales columnas cuando me entran las ganas de hacer pí-pí. Al tiempo que, sumamente interesado, sigo observando un croquis que me aparece en pantalla, me levanto para ir al cuarto de baño con tan buena suerte que se me sale del pié una de mis zapatillas y trastabillo, instintivamente me agarro al sillón donde me siento y me voy de narices contra la puerta, suelto la silla que va a tomar por saco, reboto contra la puerta que se cierra con un trueno seco y me voy contra un mueble bajo, dándome un costalazo en el hombro y la espalda de órdago a la grande. Todo en menos de lo que dura una frase sensata de un diputado. En ese mismo tiempo escándalo sonoro: “plúm, cataplúm, zás, pumba, catacloc…” y el menda lerenda espatarráo en el suelo, con las gafas caidas sobre la boca, sujetas a una sola oreja y, supongo que, con una cara de gilipollas de esas que denotan una extrema duda existencial. De no saber de dónde te ha venido la paliza que acabas de recibir y más asustado por el escándalo onomatopéyico de la caída que por la hostia en sí misma.

De inmediato, alarmadas por la explosión de golpes que acaban de escuchar desde el otro lado de la casa, aparecen las mandakaris que se encuentran con la puerta cerrada. “Toc, toc…”, “Marce…, ¿estás bien?”. Entran y se encuentran con una escena digna de un salón del oeste americano después de marcharse Yongüein, todo por el suelo y el chache tirado como una colilla, noqueado y apijotado. Para Videos de Primera. Me ayudan a levantarme y hasta aquí fin de la historia.

Pero es que, en realidad, la cosa no acaba ahí, en el alzamiento corporal, porque quedé más machacado que si hubiera pasado por encima de mi body el caballo ese que tronchó la solera del ya famoso puente de la señorita Pepis. Así se lo dije a una conocida que me llamó para interesarse por el caballo en cuestión. La verdad es que tiene un alma generosa, se preocupa mucho más por los animales que por las cosas fracturables y sustituibles. Me dijo con cierta guasa, “pues si te sientes como los listones rotos del puente, podías llamar al ayuntamiento y que te pinten de colorines, jajaja”. Como lo leen, oigan. Y yo le respondí que no le faltaba razón, pero que el morado ya lo tenía en la espalda; verde me habían puesto las “Mandas” y fucsia había quedado mi cara de la vergüenza. Lo único que necesito es una manta eléctrica y un cabestrillo, contesté poniendo fin a la chanza. De repente me acordé: “O una barrera canadiense”. Es la única forma de evitar estos trotes. Al menos en teoría. Cuando me recupere les cuento en qué paró la cosa.

Imágenes de Google

jueves, 13 de octubre de 2011

YA ESTÁ BIEN

Lo irresoluble de la economía europea

Merkel y Sarkozy prometen un nuevo paquete anticrisis para ayudar a quienes ya han tenido ayudas muchimillonarias y las han depilfarrado. Los bancos, y no precisamente los del parque. Todo ello para recapitalizarlos -aún más si es que cabe- y dar una respuesta sostenible a los problemas de Grecia. Miren ustedes, esto nos suena a música celestial. Ya está bien que sean Nico y Gela, o Geles y Colás, los que marquen las pautas en todo este maremágnum de barbaridades a las que asistimos en los tres últimos años mudos y acojonados. Ya es hora de que las ayudas y las recapitalizaciones de las que tanto cacarean sean efectivas y en mortadelos contantes y sonantes, y no en ese dinero etéreo e intangible que se esfuma y desaparece en los bolsillos de los mercados y de los altos ejecutivos de la banca y de las Cajas. Es hora de desglobalizar, de pinchar tanto globo y tanta historia y, si es necesario, mandarlo todo al carajo para empezar de nuevo, desde la peseta o el real. O los doblones de las narices.

Oía el otro a un economista afirmar que hoy día el dinero no es representativo del oro que tiene el Banco de España o los Bancos Centrales en sus mazmorras, sino que lo es de la confianza que los demás tienen en nosotros. En nuestra economía. De ahí que estos ociosos de Moody’s, Fitch y Standard & Poor’s, las tres principales agencias de calificación de deuda, sean quienes decidan si un país determinado entra en suspensión de pagos o en quiebra, rebajando su deuda soberana hasta donde a ellos les sale de sus partes más íntimas. Y claro, dependiendo de lo que dicen estos sobráos, cuando se pone deuda a subasta pueden tener que pagarse intereses por ella incrementados en medio, en uno o en más puntos. Y comas. Eso, cuando se emiten bonos por cuatro o cinco o quince mil millones de euros, es una pasta gansa. Y así no hay cristiano que se recupere y pueda rebajar su déficit. Esto es lo de la pescadilla que se muerde la cola, emitir deuda a más alto interés del pagado en las anteriores emisiones para pagar los intereses de esas deudas. Es lo mismo que aquel fulano al que habían concedido un préstamo bancario y tiró de talonario hasta que lo agotó. Cuando el director de la entidad le llamó para advertirle de que estaba en números rojos, sacó su chequera y le extendió al bancario un talón para cubrir el descubierto.

Siempre que, cada miércoles, escucho las noticias y en ellas se da cuenta de que el gobierno ha sacado a subasta tres o cuatro mil millones a corto, medio o largo plazo, da igual, se me ponen los vellos como ucalitos y Duke empieza a arrascarse detrás de las orejas. Y ambos nos preguntamos qué nuevas medidas de ajuste traerá aparejadas en un futuro esta barbaridad, en qué medida nos afectará a los españolitos y quién será el caradura aprovechado de una caja, de un banco, de un gobierno o de un mercado cualquiera en Asia o en un país emergente que sacará una tajada impresionante para comprarse una isla, un yate o un chalet en Pola del Tordillo. O todo a un tiempo, como quien se toma la tapa y la caña del mediodía. ¡Cuestión de confianza…! Nos ha jodido.

Imágenes de Google